Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Hablar por... ¿hablar?

Ayer me volvió a suceder algo que, supongo que a raíz de su carácter normalizado y usual, solemos pasar por alto aunque en esta ocasión me indignó un punto por encima de lo habitual.
Pongámonos en antecedentes, después de acostar a una paciente, una compañera salió de la habitación e indicó a la hija de la paciente, que esperaba fuera puesto que también se estaba acostando a otra paciente en la misma estancia, que ya podía entrar con su madre.
En ese momento oyó como le explicaba a su madre, invidente, dónde le dejaba ubicado el timbre para llamar al personal si en algún casual necesitaba cualquier cosa.
Una vez acabada la explicación, a partir de que la paciente confirmara que lo había entendido todo, la hija se dirige a mi y con cierta vehemencia me dice: "¿Porqué haces eso?" y al preguntar a qué se refería me dijo: "Mi madre tiene demencia senil, no sirve de nada que le expliques donde dejas el timbre, para que sirve, ni nada por el estilo".
Fuente: http://bit.l…

Entradas más recientes

Los no-límites del sexo

La salud también implica educación

Si pueden salir un momento por favor...

Gritos que inundan el silencio

Carta a los que no aceptan